2017 Agosto, Escuela República de Méjico, cuando recibieron a los médicos de la UBA.

Escuela N° 164 República de Méjico:

Con la consigna de que los rotantes no podían atender solos en ningún caso, hubo que condensar la mañana para que el doctor Cristian, docente del IAR, pudiese acompañar al equipo de rotantes, y fue así como, luego de atender con 3 de los rotantes en Santo Domingo, fuimos a la casa de la fundación donde nos esperaban la otra parte del equipo. Hicimos el cambio de médicos en la camioneta en la que sólo pueden ir 5 personas y todo el equipo que llevábamos, y nos fuimos raudamente hacia el paraje san Salvador, donde está esta escuela, a una hora de viaje.

Llegamos con una hora y media de demora, pero nos esperaron igual, siempre con la misma paciencia y gratitud. Aunque veníamos atrasados, se atendió a grandes y chicos con una dedicación admirable, y no se dejó ningún detalle por hacer.

Talla, peso y presión fueron medidos en todos. Se completaron las fichas de los chicos que ya habían sido revisados dos veces anteriormente, y se confeccionaron las fichas de los adultos, nueva tarea del grupo de profesionales de este viaje.

En los adultos, y también en los niños en menor medida, apareció, como en todas las escuelas, el problema de presión alta en varios casos.

Comer sin sal o con menos sal ha sido una sugerencia constante en estas visitas de parte de los profesionales.

A todos se los entrevistó junto con los padres si hubieran concurrido, se revisó en detalle: se les tomó la presión, se los midió en peso y talla, examen de ganglios, cardiaco, pulmonar, del abdomen; y en casos específicos un examen neurológico (convulsiones febriles, cefalea); a algunos el examen de vista; a algunos se les hizo un electrocardiograma; y se les consultó variadas cosas para determinar su estado de salud. Cada cosa que se realizaba se anotaba en su ficha personal.

En orden y por familia ingresaban para atender a los chicos, y a los adultos de forma individual. Supervisados por el doctor Cristian, se armaron dos grupos de médicos rotantes que atendieron un rato en cada aula, para ver patología pediátrica y de adulto.

Le ofrecieron del ministerio quitar el cielorraso del aula y hacérselo nuevo. Esperarán a que no haga tanto frío, ya que tendrán que desarrollar las clases al aire libre, mientras dure la obra.

Les llevamos fotocopias de material para trabajar en el aula, tanto de temas de las materias, como de catequesis.

Luego de atender a todos, partimos hacia Suncho Corral, para que los médicos puedan atender en el colegio parroquial.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter

REDES SOCIALES

INFORMACIÓN

Domicilio fiscal: cuba 2184, 2do A, CABA

1140962143

Diseño y Desarrollo >         Eureka Comunicación

Fundación Para los Chicos un futuro mejor

Razón social: Fundación un mundo mejor para los chicos


CUIT: 30715869280